Conoce un poco más de la cocina europea

cocina europea

La cocina europea es tan antigua como la edad media y en un principio era algo bastante básico. Poco a poco fue adquiriendo mayores sutilezas hasta transformarlo en algo delicado y uno de los mayores placeres a nivel mundial.

Los orígenes de la comida europea

No era sólo conseguir un plato del gusto del señor feudal, sino que los campesinos jugaron un papel importante en lo que vemos el día de hoy.

Ya después durante la edad moderna es cuando comienza la exquisitez en forma de deliciosas y muy innovadoras salsas para el disfrute de los comensales. En la era moderna, algo que contribuyó y de manera decisiva a expandir los horizontes culinarios y experimentos en la cocina fue la gastronomía en las colonias.

Los nuevos alimentos le añadieron mayor variedad y sazón a la cocina europea, aparte de la influencia asiática que también tuvo mucho que ver. Recordemos que, por ejemplo, la pasta es originaria de Asia, mientras los tomates son un producto americano y estamos muy familiarizados con esta deliciosa combinación.

Hay que decir que la cocina europea influyó de igual manera en la cocina americana y esto significó un mayor enriquecimiento gastronómico para los dos continentes.

La cocina europea actual

Una vez que se pelearon las dos guerras mundiales hubo una gran transformación de la cocina europea, volviendo si se quiere a la época de austeridad de la Edad Media y donde se debía aprovechar de a mejor manera las sobras de comida del día anterior.

Pero esta austeridad no fue necesariamente mala, porque se debía apelar más al ingenio y a hacer las cosas de un modo más funcional. Los ricos platos surgidos son también pequeñas obras de arte de estos tiempos, con una gama de sabores y colores igualmente significativas para cualquier comensal exigente.

Algunas características de la cocina europea de hoy

La variedad de recetas es increíble, llamando poderosamente la atención que un plato tiene distintas versiones dependiendo del país. Hoy quizás triunfa lo exótico de los platos, pero la cocina europea sigue cautivando a muchos paladares.

Incluso el exotismo está presente en la cocina europea, puesto que las diferencias climáticas han permitido la pluralidad de platos. Por ejemplo, a cocina mediterránea es harto conocida por sus sabores y hasta sus beneficios para la salud más que demostrados por la comunidad médica.

Son muchos los condimentos que dominan en la cocina europea, como es el caso del jengibre, el azafrán, la canela, la nuez moscada, pimienta, perejil, tomillo y cilantro, entre algunos de sus representantes dignos de mencionar.

Las carnes de granja son las que dominan el ambiente gastronómico y pudiéramos mencionar la ternera, el cerdo, pollo, conejo y cordero. El ciervo y el jabalí son las preferenciales cuando se trata de carne de caza.

Entre las verduras predilectas en la cocina europea podemos contar con las papas, la berenjena, zanahorias, lechugas, tomates, fideos, etc.

La variedad de ingredientes se pierde de vista y es por eso que solo queda sentarse a la mesa y disfrutar con un buen vino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*