Composición de los Imanes de Neodimio

imanes de neodimio

Los imanes de Neodimio, a los que también se les conoce como “imanes Neo”, “NIB” o “NdFeB”, hacen parte de los imanes llamados como de “tierras raras”, al tiempo que se trata de los que son de uso más frecuente en la industria.

La producción de estos imanes es menos costosa que otros magnetos.

Se trata, de los imanes más potentes y de mayor fuerza, que se han desarrollado hasta el momento.

En lo que tiene que ver, ahora sí, con la composición de los imanes de Neodimio, tenemos que son magnetos que cuentan con   hierro y boro. Esta combinación (aleación) crea un compuesto que se cristaliza en una estructura tetragonal, que cuenta con la fórmula Nd2Fe14B.

Además, dispone de una anisotropía magnética uniaxial que es excepcional, lo que les brinda a estos imanes una altísima resistencia a ser desmagnetizados, con el paso del tiempo.

Los imanes Neo se distinguen, también, por tener  una alta saturación magnética que es, usualmente, de 1,3 teslas, por lo que pueden almacenar una gran cantidad de energía magnética, mucho más alta que la de otros imanes de tierras raras.

A todas estas, tenemos que las propiedades más destacadas de estos imanes (de Neodimio), consisten en una coercividad, un producto magnético y una remanencia, bastante altos.

No obstante lo anotado, cuando se trata de tener en consideración la temperatura Curie que, dicho sea de paso, es la temperatura a la que un material pierde sus capacidades magnéticas, los imanes  Neo cuentan con una resistencia más baja que la de otros tipos de imanes.

Sin embargo de lo anterior, se ha logrado compensar esta situación, para conseguir que preserven sus propiedades a altas temperaturas, preparando aleaciones de neodimio, disprosio y terbio.

Procesos de manufactura del iman de neodimio

iman de neodimioEn lo que respecta, esta vez, a los procesos de manufactura de estos imanes, anotemos que se suelen seguir dos procesos diferentes. De un lado, tenemos la denominada “metalurgia clásica de polvos” a la que, también, se le conoce como “proceso de imanes sintetizados”.

Este proceso industrial consiste preparar el producto, fundiendo las materias primas para, luego, colocarlas en ciertos moldes y dejarlas enfriar en forma de lingotes. A continuación, el polvo se somete a un proceso de síntesis en fase líquida, lo que provoca el que las partículas se alineen magnéticamente, al tiempo que se unen y forman bloques densos.

Luego, estos son tratados térmicamente, cortados y magnetizados. De otra parte, tenemos el otro proceso de manufactura de los imanes de Neodimio, que consiste en la llamada “solidificación rápida”, también denominada “proceso de imanes ligados”.

Estos, se preparan a partir de una fina tira del compuesto de neodimio, conseguida a través de un hilado de fusión. Luego, se pulveriza el hilado de fusión y se producen partículas nanométricas que, posteriormente, se mezclan con un polímero.

Con la combinación que se obtiene, se lleva a cabo un proceso de moldeado por inyección, hasta conseguir el resultado final.

Es preciso aclarar, eso sí, que mediante este proceso se consiguen imanes que cuentan con un flujo magnético menor, que el de los imanes sintetizados, a los que hicimos alusión antes. Pero, ello se compensa con la capacidad de ser moldeados con relativa facilidad y, además, con la cualidad de no ser conductores de electricidad

¡Comparte si te ha gustado!

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*