Consejos para armar y mantener tu kit de primeros auxilios para la oficina

kit de primeros auxilios

La oficina es un espacio de trabajo, pero también de convivencia. Son muchas las horas que pasamos allí y, a veces, los accidentes pueden ocurrir. Es por ello que, dentro de tu material de oficina, no debes olvidar un kit de primeros auxilios para la oficina.

Cómo armar tu kit de primeros auxilios para la oficina

Para estar listo ante cualquier eventualidad, aquí te ofrecemos algunos consejos para incluir, dentro de los materiales de oficina de tu empresa, un kit de primeros auxilios para la oficina.

  • Averigua los estándares de tu industria o rubro. Asegúrate de estar cumpliendo con las normas que se establecen para la actividad que desarrollas.
  • Recuenta a tus empleados. Es importante que sepas cuántos son en cada área, ya que eso determinará el tamaño y cantidades de tu kit de primeros auxilios para la oficina.accidentes en la oficina
  • Busca el mejor lugar para guardar tu kit de primeros auxilios para la oficina. Debes analizar qué lugar te asegura la accesibilidad más cómoda y rápida  para todos tus empleados.
  • Busca el mejor modelo. De acuerdo a los contenidos de tu kit de primeros auxilios, busca el modelo que se adapte mejor a tus necesidades. Las cajas de metal suelen ser cómodas y versátiles, y adaptarse a la necesidad de cualquier actividad.
  • Busca un modelo que permita una mejor organización de los contenidos del kit de primeros auxilios. Fíjate que tenga la cantidad de compartimentos adecuados para que cada elemento pueda estar en su correcto lugar.
  • Lo básico: algún antiséptico como alcohol, yodo, agua oxigenada o alguna alternativa comercial de líquido desinfectante, algodón para aplicarlo, y tiras adhesivas sanitarias. También venda, cinta adhesiva a base de tela, y tijeras.
  • Jabón blanco para higienizar las heridas. Este tipo de jabón es hipoalergénico, y la mejor opción a la hora de lavar lesiones cutáneas, ya que no provocará reacciones adversas.
  • Alcohol en gel para una desinfección rápida de las manos antes de realizar cualquier intervención.
  • Termómetro, efectivo a la hora de determinar si alguno de tus empleados sufre de fiebre.
  • Guantes de látex para evitar infecciones a la víctima y mantener también seguro a quien la interviene.
  • Linterna, para asistir en el análisis de la persona lesionada, por ejemplo si presenta algún dolor en oídos o boca. También asegúrate de tener baterías de repuesto.
  • Botella de solución fisiológica para limpiar y descontaminar lesiones oculares o heridas grandes.
  • Además: analgésicos varios a base de aspirina, paracetamol e ibuprofeno.botiquín en la oficina
  • Lo más importante: anota en tu botiquín y ten siempre a mano todos los teléfonos de emergencia pertinentes a tu actividad.

Programa lecciones en primeros auxilios

Existen muchas instituciones, como la Cruz Roja, que realizan cursos de primeros auxilios para instituciones y empresas. Asegúrate de que, tanto tú como tus empleados, reciban frecuentemente lecciones en primeros auxilios.

Poseer conocimientos como el tratamiento de emergencia de heridas o técnicas de reanimación es algo que deberían compartir todos tus empleados, sin importar cuál sea la actividad que realicen.

Realiza frecuentemente simulacros para comprobar que todos los sistemas de emergencia de tu oficina funcionan de manera correcta y que cada empleado sabe cómo actuar en caso de que suceda algún imprevisto.

¡Comparte si te ha gustado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*