Errores a evitar al cocinar pollo

El pollo es un alimento delicioso y muy versátil. Por eso, suele ser protagonismo de muchos de nuestros platos, pero lastimosamente al cocinarlo muchos no saben que están recurriendo en ciertos errores que después de conocidos no se pueden dejar de evitar.

¿Quieres conocer cuáles son estos errores?

Si es así, no dejes de leer.

Consejos para cocinar pollo correctamente

Los errores que nombraré a continuación son cometidos normalmente por personas que apenas dan sus primeros pasos en la cocina, pero esto no quiere decir que sean los únicos que se equivocan. En realidad, he podido conocer a personas que llevan muchos años cocinando y siguen cometiendo estos errores al preparar pollo.

Por eso, sea que lleves poco o buen tiempo cocinando no deberías dejar de conocer los siguientes errores:

  • Realizar un proceso de descongelamiento lento: muchos creen que para descongelar el pollo antes de cocinarlo deben dejarlo toda la mañana o toda la tarde sobre su lavaplatos o mesada. En realidad, este es un gravísimo error que si estás cometiendo no deberías hacerlo más ya que es una de las formas más sencillas con las cuales podemos intoxicarnos con el pollo.

Ten en cuenta que al descongelar el pollo lo que debes hacer es sacarlo de tu congelador y ponerlo en una bolsa cerrada, preferiblemente hermética. Luego, llena una vasija grande con agua fría y sumerge la bolsa. Cambia esta agua unas tres veces y verás cómo tu pollo se descongela rápidamente y sin exponerte a enfermarte.

  • Poner a cocinar inmediatamente de haberlo sacado del refrigerador. Por otro lado, este error lo cometen muchas otras personas que por no pecar con el error anterior cocinan su pollo estando aun congelado. Como te decíamos el proceso de descongelamiento adecuado es el anterior, para lo cual debería tomarte unos 15 minutos. De esta forma, el pollo estará más manejable y se cocinará de manera uniforme.
  • Deshuesar y quitar su piel antes de la cocción. Este es un error al cocinar pollo que hasta yo cometía y es que me empeñaba el “limpiar” el pollo a la perfección. El principal problema con esto es que cuando lo hacemos nos arriesgamos a que nuestra preparación quede muy seca. Entonces, si quieres que tu pollo quede bien jugoso y sabroso lo mejor es que lo cocines con huevo y piel, claramente pudiéndole retirar al momento de servir o comer.

Ten muy presente que la piel del pollo ayuda a que éste conserve sus jugos al momento de cocinarlo y además protege del calor a la carne, de tal forma que no se quemará o secará.

  • Finalmente, un error que no podemos dejar de nombrar y que sucede mucho al cocinar pollo es que nos pasamos con la cocción. Lo ideal no es hacerlo por mucho tiempo y tampoco a una temperatura interna de más de 74º C y es que la carne del pollo es blanda y jugosa. Por ello, si la cocinamos en exceso se reseca, pierde sabor y se afecta su textura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*