¿Cuánto tarda en degradarse el plástico?

El plástico destaca por encontrarse entre los materiales más perjudiciales que existen para el medio ambiente, al igual que por estar entre los más utilizados tanto por personas como por empresas.

Así, dentro de los supermercados, los hogares, el trabajo y también en las propias bolsas destinadas a la basura orgánica, podemos ver que el plástico siempre se encuentra presente y en la mayor parte de las ocasiones, las personas ni siquiera son conscientes de esto.

Dentro de las razones por las cuales resulta esencial que el plástico disminuya e incluso que desaparezca por completo, destaca el material usado para su fabricación: el petróleo, el cual se encuentra entre los elementos más dañinos para el ecosistema.

Además de esto, se distingue de igual manera el largo tiempo que tarda el plástico en degradarse, lo cual se debe a su composición de petróleo y otros materiales.

¿Cuánto tiempo tarda el proceso de degradación del plástico?

El periodo de tiempo que demora la degradación del plástico, suele distinguirse por estar dentro de los más prolongados que existen entre cada uno de los diversos desechos que el ser humano diariamente tira a la basura.

En este sentido, se puede decir que el tiempo aproximado ronda entre 150-1.000 años, de acuerdo no solo a su nivel de grosor, sino también a la clase de materiales usados en su fabricación en incluso, dependiendo de las condiciones medioambientales a las cuales queda expuesto.

Esto se debe a que por ejemplo, los diversos tipos de plástico suelen descomponerse con mayor rapidez sobre la superficie terrestre de lo que suelen hacerlo dentro de mar.

Es por esta razón que resulta preciso tomar diversas medidas que ayuden a disminuir e incluso eliminar totalmente el consumo de plásticos, a fin de lograr prevenir que los mismos continúen contaminando el ecosistema.

De esta manera, cabe mencionar por ejemplo, que las bolsas de plástico, tan comunes en supermercados y tiendas, suelen demorar alrededor de 150 años para poder degradarse; por su parte, las botellas de plástico (PET) podrían demorar aproximadamente 1.000 años.

Asimismo, los vasos de plástico, que generalmente se utilizan dentro de las oficinas y durante las fiestas, tardan hasta 50 años en desaparecer; los globos usados en cualquier clase de celebración tardan alrededor de 60 meses y los mecheros pueden llegar a tardar hasta 100 años, mientras que para que las suelas del calzado se degraden debe pasar un aproximado de 10-50 años.

En el caso de los clásicos cubiertos de plástico, hay que señalar que su degradación puede demorar alrededor de 400 años, y el hilo de pescar podría tardar hasta 600 años en desaparecer.

Teniendo todo esto en cuenta, podríamos decir entonces que el único modo de prevenir todo el problema generado por los plásticos consiste en el reciclaje, debido a que de esta forma es posible reusarlos y así evitar que terminen degradándose y afectando al ecosistema, e incluso que lleguen al mar y supongan un riesgo tanto para su fauna como su flora.

Igualmente, la creciente conciencia en torno a todo el daño causado por el plástico, ha permitido que últimamente sea más común apostar por el uso de materiales alternativos y biodegradables.

Consecuencias de la degradación del plástico en el ecosistema

La acumulación de los desechos plásticos en el medioambiente representa con un enorme riesgo y no solo para la fauna en general, especialmente la marina, sino también para la propia salud de los seres humanos.

Pero, ¿cuáles son realmente las consecuencias del plástico en el ecosistema? A continuación las señalamos:

Toxicidad

Las partículas del plástico pueden llegar a colarse dentro del organismo humano mediante el agua y también de los diversos alimentos, contaminando de esta forma la sangre y causando un elevado nivel de toxicidad que afecta negativamente la salud y podría llegar a generar problemas severos, por ejemplo, la aparición de diversos tipos de cáncer.

Destrucción del ecosistema

Alrededor del 80% de los desechos generados por los plásticos, suelen terminar dentro del mar.

Una vez allí, las partículas suelen desintegrarse y llegar a los puntos más difíciles, donde no solo destruyen la fauna marina alrededor del mundo, sino que además contaminan las reservas naturales, las cuales después son usadas para el consumo humano, debido a que los animales marinos consumen dichas partículas, de manera inconsciente, quedando en su interior y pasando después al organismo humano.

Los plásticos más perjudiciales

Aunque todos los tipos de plásticos son dañinos, lo cierto es que se podría decir que los más nocivos consisten en los microplásticos, los cuales tienen una dimensión menor a los 5mm, y si bien podrían generarse como resultado de la fragmentación de algún macroplástico, suelen ser igualmente desarrollados para la fabricación de diversos productos de higiene: exfoliantes, detergentes y dentífricos, etc.

Dichos microplásticos se caracterizan por tratarse de pequeñas partículas plásticas las cuales las depuradoras no tienen la capacidad de retener y en consecuencia, terminan llegando de forma directa hasta el mar.

Las consecuencias de esto resultan bastante severas, debido a que acaban siendo ingeridos por los distintos animales marinos, generándoles problemas gastrointestinales y también alterando su ciclo de vida, llegando incluso a matarlos.

Asimismo, los microplásticos se transfirieren a través de la cadena alimenticia y los seres humanos terminan consumiéndolos mediante los alimentos.

Y aunque los macroplásticos resultan igualmente nocivos, por lo menos son más sencillos de limpiar.

¡Comparte si te ha gustado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*